Blogia
. . .

Este fin de semana, aprovechando mi repentina e inexplicable soltería (esto daría para otro post, lo sé) acepté la cordial invitación de mi amigo Nacho Con Queso a una especie de Viaje Iniciático por el Maravilloso Mundo de los Vinos de la Rivera del Duero. Visitamos el viernes 2 bodegas, el sábado otras 2 y el Domingo por la mañana una bodeguita muy pija muy pija de un pirado holandés que hace un vino que por lo visto los mejores restaurantes del mundo se dan de hostias por conseguir un par de botellas.
Los que me conocen saben que mi paladar difícilmente distingue un buen vino de uno malo y que lo único que se me ocurre decir cuando me dan a probar esos néctares divinos son frases del estilo de “Ummm… está fresquito” o “Pssssi… mola bastante”. Pero bueno, resumiendo, que me lo pasé muy bien. Como diría mi padre, comí y bebí como un cura. O como un cerdo, como digo yo.
Pero bueno, no quiero irme por las ramas. Que tampoco quería hablar de eso.
La cuestión es que ayer por la tarde, volviendo alegremente hacia Madrid, en una gasolinera de carretera, mi amiguete Nacho me hace notar la espesa capa de auténtica mugre que cubre el nadiemovil. Y yo, echando cuentas, calculo que por lo menos hace dos años que no lo lavo y digo ¡Que hostias, un día es un día! Y lo metimos en un lavadero de esos automáticos mientras nos tomábamos unos cafés.
La verdad, lo tuvimos que meter dos veces más, porque era tal la capa de mierda, que de la primera pasada salió casi igual. Triple lavado. Y con extra de champú. Aún así, cuando salió el pobre del túnel, todavía estuvimos media horita pasándole el trapo. Hasta que quedó alicatado hasta el techo.
Nos miramos con mi amigo Nachete, sonreímos, y nos montamos en el coche seminuevo con una sensación extraña. Yo creo que de alguna manera nos sentíamos como Starsky y Hutch, o como Thelma y Louise, yo que sé…
Pero, de pronto…¿Qué pasó?
No os lo vais a creer…
Va y se pone…a LLOVER.
De verdad. ¿Cuánto hace que no llueve en todo el puto territorio español? ¿Dos años? ¿Tres? Pues voy yo, lavo el coche (que por otro lado no tenía ninguna necesidad) y cinco minutos después se me pone una nube encima, como en los dibujos animados, y me llueve durante diez minutos. Lo suficiente para que se me peguen todos los jodidos bichos de la carretera!!
No es broma. Podéis comprobarlo. Coged el parte meteorológico de ayer (domingo 7 de agosto), a las 6 y media, entre Mediana de Rioseco y Valladolid.

En fin, como soy una persona optimista y generosa por naturaleza, he pensado que tal vez esto sea un don y que sería muy egoísta de mi parte guardármelo para mi solo. En este país al borde de la sequía total, me ofrezco para ir a LAVAR MI COCHE a las zonas que realmente necesiten que llueva.
Es un servicio a la comunidad.¿Qué os puedo cobrar? No s酿Tal vez un 5% de la cosecha? Por adelantado, claro.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

12 comentarios

Amélie Poulain -

Yo ya no me acuerdo de como era la lluvia. Sí, deberías lavar el coche más a menudo, por todos los lugares del mundo donde se les ha olvidado como llueve. Seguro que a cambio, algún vino cae.

maray -

por acá no venga, que vamos tener guerra de intereses. Yo tambien, toda vez que lavo la parte de afuera de mi casa ( aqui decimos quintal, no se en español) acontece lo mismo, entonces que vamos delimitar nuestro mercado: tu por europa e yo por america latina, cierto? Y mirá vos, que yo ni de coche tengo necesidad: solo de un balde y agua...

monica -

ahora entiendo tanta sequía...siempre llueve en territorio de nadie. A ver si te cambias el nombre!

nadie -

Por cierto. Os tengo que dejar que me acaba de llamar ZP. Que quiere reunirse conmigo urgentemente. Ya os contaré.

nadie -

Por supuesto que me apunto Nualita mia. Podriamos convertirnos en los Bonnie and Clyde del siglo XXI. Robandole a los Snobs para entregarlo a los borrachos cutres de Tirso de Molina.
Lo que no estoy muy seguro de saber volver a ese sitio. Tendría que preguntarle a mi amigo Nacho Con Queso.... era algo así como N 122, creo. El pueblo era Nosequé de Onésimo, o algo así. Y el sitio era una nave pelada, sin guardias, ni perros, ni sistemas de alarma, ni nada. Por lo menos yo no los vi. Aunque es posible que mi nivel de observación ya estuviera un poco perjudicado. Logicamente.

La vengadora insomne -

Oye, más que a nosotros, tendrías que dirigirte al ministerio de medioambiente o algún gurú de la administración. Joder, menudo sobresueldo te sacarías.

Nuala -

jajajajajjajajajajajajajajajjaaj

nadie chamán urbano :D

me encantas

mmmm... qué envidia tu viaje. Me encanta el Ribera del Duero.

¿Tanto cuesta una botella de esas? ¿Probaste a distraerlo y llevarte una caja así como quien no quiere la cosa?

Estoy por conseguir una furgoneta e ir a palearle la bodega al guiri ese, en plan Maquinavaja. :D

nadie -

Usted mande su caso, querida Vitalinea, con su fecha de nacimiento, y una foto de cuerpo entero, en bikini, a ser posible... Veré lo que puedo hacer.

Vitalinea -

Oiga, nadie... y para el mal de amores tiene algún remedio... o se especializa en temas meteorológicos.

nadie -

He jurado no hacer publicidad, querido Principito, pero te advierto que esas movidas están fuera del alcance de un asalariado como tu o yo... (casi 400 euracos la botella!!!).

el principito -

¿La bodega muy pija muy pija en la que habeis estado es la de Peter Sisseck?

Nadie... bastardo. Eso se avisa.

nadie -

Ya sé, ya sé. Me he pasado 3 pueblos. El próximo post será mas corto. Lo juro.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres