Blogia
. . .

Me pareció ver un lindo gatito

Me pareció ver un lindo gatito


En casa de mis padres siempre hubo muchos animales. Teníamos un jardín muy grande y mi padre no sabía decir que no. Recuerdo por lo menos 7 perros (Sultán, Moro, Terrible, Negro, Angie, Afro y Chiquita), un zorro (llamado El Zorro), un carpincho (el Púas), un pavo real (Sr. Dominguez), dos corderitos (Blanco y Rico-Rico) e innumerable cantidad de gatos.
De uno de esos gatos va esta historia.
Se llamaba Sombra y (como podréis imaginar) era negro como la conciencia de un cura.
Una tarde de verano empezamos a oír un ruido extraño en el tejado de nuestra casa. Un sonido lastimoso e insistente que en un principio no asociamos con nada. Llegada la noche el sonido no cesaba, y no sólo eso, sino que parecía subir de intensidad.
Fue entonces cuando mi hermano preguntó:
- ¿Donde está Sombra?
Pero como estaba por empezar el capítulo de la Pantera Rosa por la tele decidimos que estaría "por ahí" y nos olvidamos del tema. Finalmente llegó mi padre y mi madre le dijo:
- No sé que pasa en el tejado. Debe haber algún pájaro herido o algo. ¡Nos está dando una tarde...!
Total, que mi padre puso la escalera, subió al tejado y le oímos gritar:
- Hostias, hostiaaaaaaaaaaas, hoooooooooossssssssstiaaaaaaaaaaaaaasssssss!!
Allí estaba Sombra. Se había tumbado a tomar el sol, se había quedado dormido y al despertase se había dado cuenta de que estaba literalmente pegado al techo por culpa del alquitrán derretido. No había forma de despegarlo. Mi padre pidió unas tijeras, luego un cutter, luego bajó a por disolvente... Al final, un buen rato despues, escuchamos un terrible grito:
- AAAAAAAAAAAAAAAAAGGGGGGGGGGRRRRRRRRRRGGGGGGGGGGGGGG!!!!
Y mi padre bajó con el gato envuelto en un paño. Recuerdo que no nos dejó verlo, así que imaginamos lo peor. En la clínica veterinaria le pusieron cremas y lo vendaron de cabo a rabo (nunca mejor dicho). Los siguientes días tuvimos que meterle la medicina y la comida en la boca, hasta que poco a poco se fue recuperando.
Ahora viene lo cachondo de esta historia:
Cuando le quitamos las vendas al viejo Sombra, todo el pelaje del lado que se había quedado pegado era de color PLATEADO. No gris... Plateado. Como un metal cromado. Es decir, a ver si me explico, ese gato brillaba. Era realmente increible. Nunca más, desde aquellos días, he vuelto a ver ese color en ningún ser vivo. Pero lo más divertido de la historia, y lo realmente curioso, es que cuando el gato se cruzaba contigo, digamos, de derecha a izquierda era negro, pero cuando se cruzaba hacia el otro lado, de izquierda a derecha, era del otro color. Parecían realmente dos gatos distintos. De hecho, a mi madre se le ocurrió la idea de ponerle dos nombres. A partir de ese día cuando el gato iba para allá se llamaba Sombra y cuando venía para acá, Reflejo.
Sombra y Reflejo. Dos en uno. Hubo mucha coña en el barrio con este tema, algunos vecinos supersticiosos discutían si traería buena o mala suerte ver al gato, según si iba o si venía. Pero, en fin, sobre ese tema no llegaron a ninguna conclusión seria.
Después... paso el tiempo, y en un año o dos Sombra cambió el pelo varias veces y Reflejo fue desapareciendo. Hasta que llegamos al día de hoy en que ya no estoy tan seguro si todo esto realmente pasó o fue producto de una calurosa siesta de verano.


.

.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

15 comentarios

andrea -

me saco una carcajada!!, pobre gato, pero que buena la historia, me gusta eso que lo llamaron con distinto nombre de acuerdo a si iba o venia...buenisimo!!!!

FueraDeHora -

jajaja no te creo... pobre gato.

TERREMOTO -

Lindo gatito.........!
Preciosa historia y muy tierna.
Besitos.

pierre -

esta historia es demasiado. jajajajja

(V))) -

ayyy!!! pobre gato y como me gustó la historia.,.. te he imaginado con una capa al cuello atada con un nudo sentado en el suelo comiendote un bocata mientras veias la pantera rosa...

pobre gato copn dos nombres....!!!

yavalabala -

mmm
que hitoria tan bonita, se me ocurren muchos paralelismos...
y me encantan los nombres de los animales...
el primer perro de una amiga se llamaba "tocino", a uno de los cerdos le pusieron "perro"

mocosa -

bonito recuerdo

Amkiel -

De noche todos los gatos son pardos, pero el tuyo era el único reflectante.

carlos -

he leído tu historia y he concetado de inmediato con una ilustración que vi ayer por la noche... http://www.flightcomics.com/?p=170

no es exactamente sombra y reflejo, pero parecen que saben algo más que nosotros.

*

Eride -

Te pasa ahora y le haces un graffiti en la persiana al gato, fijo.

Eso sí que iba a ser veciniflipar...

Awake -

No sé por qué no me sorprendo...
XDDDDDDD

Besos!

nadie -

Monica Naranjo no existía aún, Ayana.
No olvides que hablamos de mi infancia (allá por el siglo XVI).

aiyana -

Y porque no lo llamatéis Monica Naranjo?

Nuala -

¡Hala! ¡Qué historia más buena!

El tiempo todo lo cura. O por lo menos eso parece por fuera.

Pobre gato. Me pregunto si por dentro volvería a ser igual también.

nadie -

Perdón por los horrores de ortografía y sintaxis. Lo he escrito de un tirón y así se quedará.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres