Blogia
. . .

Fin del mundo

Fin del mundo Cuando ella hizo la maleta y se fue dando un portazo… cayo la Bomba H.
Él tardó un tiempo en darse cuenta, pero así fue. Alguno de esos capullos poderosos habría apretado el famoso botón rojo y… adiós raza humana... Adiós pájaros, gatos, perros, insectos, flores, plantas… Adiós a toda la vida en general.
Sólo quedaban los edificios, y los puentes, y las autopistas y los semáforos…
Y él.
Sólo.
Solo.
Al principio le hizo gracia caminar por las calles vacías. Era el puto rey del mundo. Hacía lo que quería. Pronto dejó de afeitarse. Luego dejó de lavarse y de vestirse. Dormía en cualquier sitio y comía lo que encontraba. Hasta que poco a poco fue perdiendo el sueño y las ganas de comer. Sólo vagaba y vagaba. Sin cesar. Hasta que también perdió las fuerzas y las ganas de seguir. Entonces volvió a su casa y se tumbó en la cama.

Y cuando (unos días o meses después), su corazón agotado dejó de latir... sonó el teléfono.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

20 comentarios

nadie -

La relatividad es relativa, amigo del teléfono.

el del teléfono -

y si el botón rojo destruyó todo... cómo se explica que funcione el teléfono; ni hablar del móvil.

gallardo -

Este relato calza con una película americana de fines de los 70's o con dos? ya no lo recuerdo pero tu la has refrescado.
Saludos

madrugada -

ay! que guantazo.

yo que me vine aqui a ver si dejaba de pensar en el fin del mundo y las maletas.

(me encanta tu blog)

Gacela -

Cada uno tenemos nuestro propio desencadenante del fin del mundo particular. Un adiós con portazo, el último día gris idéntico a cientos de días grises anteriores, la gota final que hace que el vaso rebose.

Aunque hay quien habla de nuevos comienzos tras el final... y si alguien puede construir un mundo nuevo, somos nosotros.

la sombrilla insolada contesta: -

Lamento deciros que seguro que la llamada era de una máquina contestaudor automático ofreciéndole a nuestro héroe un apartamento en Torrevieja en calidad de multipropiedad. (A elegir entre dos semanas en agosto o dos en septiembre)

Así que...creo que si lo miramos desde ese prisma, la historia tiene un final feliz.

Ella y su orgía -

Para un día que blogia me permite el paso, y me encuentro con un relato descorazonador.

Abrazo orgiástico.

maray -

si fuera yo, con mi suerte ultimamente, seria un cobrador de alguna deuda olvidada...

K -

Me ha gustado, buen relato.

el principito -

Sea quien sea, que se joda... haber llamado antes.

carlos -

quién fuera que llamara, no estaba mejor que él.

*

nadie -

NADIE os prepara para ser los supervivientes.

(me ha gustado eso, Nuala)

Nuala -

El mundo es tan sólo aquello que podemos ver, lo que sentimos.

Todos los días es el fin del mundo para alguien. Su mundo estalla en mil pedazos, sin hacer ruido. Una explosión controlada dentro de una campana de Gauss.
Y después la nada.

Luchamos por nuestra supervivencia, pero nadie nos prepara para ser los únicos supervivientes. Para tenerlo todo y después, nada.

Bandida -

:-S me ha encantado

monica -

sí, es cierto, Telefónica nunca muere.

vireta -

lo se... se q no lo sabemos pero lo has dejado en le aire para q lo pensemos...o dejemos abierta las mil y una posibilidades

nadie -

Bueno, Viretita... no sabemos si la que llamaba era ella...

vireta -

gguuuaauuuuu!!!!
me encanta el dibu-concepto...

otro se habria rendiddo antes... tanto aguantar para al final dejarse ir... aunq la q llamara fuera ella, seguro q no era para volver...

lanamberguan -

me ha gustado tu blog
saludos

aberron -

Era un encuestador del CIS.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres