Blogia
. . .

Hace un par de semanas, tomando un café con mi amiga Campanilla, me contó que ella guardaba un cuchillo desde que era pequeña. Un recuerdo de la casa de sus padres. Un pequeño objeto al que le había cogido mucho cariño. Y me contó también que hace un par de años se le rompió el mango y que lo tuvo que llevar a un sitio para que le pusieran otro. Me dijo que el mango nuevo se parecía al original, pero que no era el mismo. Aún así pudo seguir usándolo.
Hasta que el mes pasado, la afilada hoja del cuchillo, de tan gastada, había terminado partiéndose. Así que había vuelto al sitio donde lo arreglaron la primera vez y le habían puesto también una hoja nueva.
Ahora el cuchillo cortaba muy bien, según Campanilla, pero ella dudaba de que siguiera siendo SU cuchillo.
Yo, la verdad, no entendí mucho lo que mi amiga me quería decir y atribuí lo extraño de la charla a algo que seguramente ella habría fumado.
Pero ayer, cuando me enteré de que se había divorciado, entendí todo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

8 comentarios

maray -

quando te pones de broma, lo haces bien. Quando te pones en serio, lo haces mejor. :)

son -

pues, normalmente la gente se queja porque su pareja no ha cambiado y sigue teniendo las mismas imperfecciones que antes les parecían atractivas y ahora odian.

kaperuzita -

probablemente es porque comiste perro croqueta

Nuala -

Hay cosas que no tienen arreglo.

Y tiene razón, ese cuchillo ya no es el mismo cuchillo, el cuchillo original. Pero sigue siendo su cuchillo. Simplemente ha cambiado.

Me encantan estas pequeñas parábolas tuyas, nadie. :)

Glassy -

Curioso. Yo he entendido todo hasta que has llegado a la parte del divorcio. No veo la relación...

En todo caso, me da mucha lástima lo de su cuchillo. Maridos, miles, cuchillos de la casa de sus padres, sólo uno que ya no existe.

la sombrilla insolada -

Lo más duro es encontrarse dudando de sí tú eres realmente tú. En ese caso sí que no puedes hacer nada, porque por mucha hoja nueva que te pongas, tendrás que seguir aguantándote.

monica -

¿los maridos también se usan para cortar el pan? vaya, al fin les veo una utilidad, tendré que casarme...

(v) i r e t a -

pobre chica todo se le gasta o se le rompe... q lleve el marido a la tienda--- no será el mismo pero a lo mejor tb le sirve....
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres