Blogia
. . .

Frío

Frío
Creo que esta historia se la contó a García Márquez un amigo suyo que estuvo preso durante la guerra civil española en una cárcel de la provincia de Toledo.
Cuentan que allá por el año 1945, en unas fechas como éstas, un prisionero iba a ser fusilado en la prisión de Ávila. El pelotón de fusilamiento lo sacó de su celda al amanecer y lo condujo a través de los campos nevados hasta el sitio de la ejecución. Los guardias civiles estaban bien protegidos del frío con sus capas, abrigos, guantes y tricornios, pero aún así tiritaban caminando sobre la llanura helada. Al poco tiempo el prisionero, que solo llevaba una chaquetilla de lana raída, casi no podía andar. Entre convulsiones no hacía más que intentar frotarse el cuerpo casi petrificado, mientras lloraba pidiendo a gritos una muerte rápida. En un momento dado, el comandante del pelotón, exasperado por los lamentos, le gritó:
- Deja ya de hacerte el mártir, hijoputa. Piensa en nosotros, que todavía tenemos que regresar.


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

11 comentarios

la sombrilla insolada -

Ojalá la realidad fuera algo diferente. La realidad no es original.

pierre -

jAJajajaa. q tales cabrones. ta madre q buena historia.

nadie -

Nunca tuve la intención de hacer poesía, pero mucho menos un chiste, Alouette.
Yo SI que lo lamento.

Aluette -

Pa mi que la anecdota está un poco manida; el chiste si es que se puede llamar asi, lo he oido de varias formas, pero siempre igual (uno al que van a matar y otros que se quejan por que tienen que volver). La ultima vez que lo oí hacia referencia a Miguel Angel Blanco y el etarra le decia algo similar en un oscuro bosque, 'pues piensa en mi que me tengo que volver sólo'.

Supongo que cada cual lo viste con sus odios tendenciosos(guardias civiles, etarras, o lo que toque). A fin de cuentas es una historia más de oidos y muertes, nada original, si lo se me quedo viendo el telediario.

Y yo que venia a este blog para ver cosas diferentes...que iluso de mi. Mas de lo mismo, que lejos estamos de la poesia con esa historia. Lo lamento mucho.

Deyector -

El que no se consuela es porque no quiere, a ese se le iba a acabar el frio pronto, y nosotros ya no tenemos que preocuparnos de en qué invertir 300000 euros... cuán afortunados todos

monica -

pues sí que me he quedado helada, sí...tus historias son cada vez más interactivas.

Julián -

Joyeux Noël.
Es extraño constatar que después de contarnos esa terrible historia todo el mundo habla de la lotería.

carlos -

ah... eso si, los 20 euros que nos "ahorramos", luego de comprabar que la suerte nunca nos rondó, nos los fundimos en mazapanes y mantecados.

Si es que "semos de lo que no hay".

*

carlos -

también esto es un cuento de navidad.

y el de nuala.

y el de amelie.

y el del tío que se sacará el gordo dentro de un rato.

y el de aquel que se reencontrará con su hermano perdido, desde hace 22 años, en TV.

si a alguien le toca el gordo, o el flaco, que avise... yo soy de esos despreocupados que no compramos lotería y luego estamos pendientes de que nadie que conozcamos gané algo...
... porque nos puede dar un chirifús!

*

Nuala -

Los desalmados no tienen alma, ni espíritu navideño.

Yo ayer acabé de trabajar y me fui a hacer compras navideñas in extremis (hasta ayer NO tenía lotería ni NINGÚN regalo...ejem) y al volver, ya de noche, pasé al lado de alguien que pedía con su consabido cartel de "No tengo trabajo...", titiritando de frío debajo de un saco de dormir (hace mucho mucho frío estos días). Los mendigos te hacen sentir peor (aún) en estas fechas. Supongo que porque te recuerdan que el mejor es un plato de comida caliente.

No sé. Vaya caca todo. A ver si nos toca la lotería hoy. Yo creo que cuanta más pasta tienes menos piensas en estas cosas. Sólo los pobres nos sentimos culpables de que haya gente aún más pobre. A los ricos les parece normal.

nadie -

Mira que llevo unos días intentando escribir un cuento de navidad de esos bonitos (con moraleja, final feliz, etc.) pero no hay caso. La realidad siempre viene a jodernos los sueños.
Recordé esta historia anoche, cuando escuché por la radio que la guardia costera española interceptó en las costas de Tenerife una patera con 11 inmigrantes subsaharianos con síntomas de hipotermia. Las autoridades siguen buscando a unas 30 personas más que cayeron a las aguas, ya sea por accidente o para no ser capturados.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres